13 jul. 2015


Crónica de Juan Ortíz, Santa Fe.
El día de la Inmaculada Concepción en Villa Cassini, por la tarde, se bendijo y se colocó la piedra fundamental de la casa parroquial y del colegio apostólico de los RR. PP. Misioneros de los SS. CC.
En un marco de sencillez se realizó la ceremonia que estuvo  cargo de S. E. R. Monseñor doctor Antonio Caggiano, Obispo de Rosario.
El pueblo entero vivió un verdadero día de fiesta, asociándose en masa a la celebración de este acto.
Una comisión formada por caracterizados vecinos, tan activa como meritoria, corrió con toda la organización de este acontecimiento. Dicha comisión había preparado un interesante programa de festejos que se cumplió en todas sus partes.
A las 18 llegó el Excmo. Sr. Obispo que fue recibido entusiastamente por el numeroso público encabezado por los miembros de la comisión organizadora y los RR. PP. La piedra fundamental hallábase ubicada en el costado norte de la capilla: de inmediato procedió a bendecirla Monseñor Caggiano.
Usaron de la palabra, en primer término el Señor Merlino, vicepresidente de la comisión de fiestas  y luego el R. P. Pascual Pirozzi, agradeciendo a todos cuantos habían colaborado en la preparación de tan brillante ceremonia.
El discurso de circunstancias estuvo a cargo del profesor Marcio Milicchio, venido de la Capital Federal con este objeto. El orador, después de referirse al motivo del acto que se celebraba, enalteció la obra de las parroquias, su multiplicación, la necesidad de ellas, como centro de vida cristiana y demostró luego citando ejemplos de abnegación de párrocos que, en toda la extensión de la República se hicieron dignos del general aprecio de los católicos por su actuación apostólica. Se refirió al bien grande que hacían las generosas donantes de la casa parroquial diciendo que sus nombres estaban escritos en el corazón de Dios, como debían estarlo en el corazón de los feligreses.
Terminó elogiando al Señor Obispo por su celo en la creación de nuevas parroquias  y al R. P. Pascual Pirozzi que será el Párroco de Juan Ortiz, Sacerdote lleno de méritos  que se distingue por su gran humildad.
Finaliza la ceremonia religiosa, el Señor Obispo, los miembros de la comisión y algunos invitados especiales, se trasladaron al local de la escuela fiscal contigua al templo de San Roque, donde se desarrollo un sencillo acto académico: dos niños, pronunciando palabras llenas de cariño para el Pastor de la Iglesia, le obsequiaron con sendos ramos de flores. Firmóse luego el pergamino recordatorio del acto para en seguida darse por finalizado un programa de festejos que contó con la participación popular y que dejó imborrables recuerdos entre los presentes.
INGRATA NUEVA.  Antes de cerrar esta crónica, nos hacemos un deber en informar a nuestros lectores acerca de una ingrata nueva que hemos recibido de Rosario. Días pasados, cuando los RR. PP. Misioneros de los SS. CC.  Vivían aún bajo la alegre impresión producida por la ceremonia de colocación de la piedra fundamental de la futura casa parroquial y del colegio apostólico, un inesperado desperfecto producido en la instalación eléctrica de la actual Iglesia, hizo que se produjera un incendio, que, si bien no causo desgracias personales, produjo daños de seria consideración  en el templo, de los que dan buena cuenta la destrucción total del techo, altares, púlpito y bancos.

Las imágenes sagradas al igual que el Santísimo en cambio, pudieron ser salvadas luego de realizarse ingentes esfuerzos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario