24 sept. 2013

Su primer responsabilidad como sacerdote.

Después de algunos días pasados en familia para celebrar su primera Misa en el pueblo, retorna a Secondigliano donde alterna actividades pastorales con la formación de los estudiantes profesos de la Congregación.
Con afectuosa vigilancia, consejos oportunos y amonestaciones fraternas, inculca en los jóvenes la fidelidad a la gracia de la vocación y los prepara para ser apóstoles de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.
El P. Cayetano Ruggiero, uno de sus discípulos, recuerda no sólo sus consejos e instrucciones, sino también sus dulces y fuertes llamados de atención por sus faltas al silencio.
Como después de haberle llamado la atención viarias veces, no se había corregido, un día el Padre lo invita a su cuarto y con toda caridad le hace una dulce reprimenda.
El Padre escribe: “Él, serio, con los ojos bajos, las manos apoyadas sobre el escritorio e inmóvil, habló cerca de media hora y sus palabras descendían de a una a mi corazón. Cuando terminó, me levanté emocionado y prometí corregirme”


No hay comentarios:

Publicar un comentario